jueves, 18 de mayo de 2017

Cuando los demás te quieren poner una etiqueta


A todos nos gusta poner etiquetas a los demás: “ Ana es de derechas”, “su novio es un porrero melenudo” o ” Alicia es muy pija”. Esto es algo que nos sirve para clasificar a los demás y de esta manera ya creemos que sabemos todo sobre los gustos y forma de ser de las otras personas.

Bueno, pues te anuncio que si los demás te quieren poner una etiqueta, ese no es tu problema. Es el problema del resto de la humanidad.

No hay nada que dé tanta alegría que saber que no eres etiquetable.

¿A qué me refiero con esto? A que no tienes que dar satisfacciones a los demás. Si te gusta Justin Bieber, Julio Iglesias, Metálica y Eric Clapton, pues genial. Hoy puedes ir vestida un poco más clásica, mañana vas boho chic, pasado mañana en chándal. También puedes votar hoy al PSOE, en las próximas a Ciudadanos y en las siguientes al PP. Puedes ser hoy del Real Madrid y más adelante, te das cuenta que en realidad eres del Barça. O que entre tus pelis favoritas estén “Ciudadano Kane” y “American Pie”, entre otras.

A lo que me refiero con esto, es que no tienes por qué tener un gusto musical o literario muy definido, ni tienes que vestir siempre del mismo estilo. Y sobre todo, no tienes que hacer lo que se espera de ti según la etiqueta que te hayan colocado los otros.

Tú eres una chica única en todo el universo. Por eso, no tienes que complacer a nadie ni demostrar nada al resto del mundo.

 Sólo tienes que ser coherente contigo misma.

Te pongo un ejemplo. Si nos referimos a mis actores favoritos, verás que no tienen nada que ver uno con otro: Jude Law, Patrick Dempsey, Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, George Clooney, Mark Ruffalo, Antonio Banderas…



A mí me quieren etiquetar de que sólo me gustan guapos y es mentira... me gustan porque son buenos actores ;)